¿Niñ@s como objetos? - Alianza por la Salud Alimentaria

¿Niñ@s como objetos?

NiñosViendoTv
 

Clara Luz Álvarez, Telecom y Sociedad | 10 de marzo, 2015. Niñas y niños en México dedican a diario cuatro horas con 34 minutos a la televisión abierta, siendo el país cuyos niñ@s dan más tiempo a ello (Instituto Federal de Telecomunicaciones).

Ni piense que lo que más ven los niños son caricaturas, sino todo lo contrario, ven mucho más telenovelas, reality shows y dramatizaciones unitarias, como “Mujer Casos de la Vida Real”; se estima que el 42% de los programas que ven [email protected] niñ@s [email protected] no es para audiencias infantiles.

No varía el consumo de ese tipo de géneros por nivel socioeconómico. En México, los programas extranjeros son nueve de 10 en televisión privada y siete de 10 en televisión pública. El máximo de encendido de población infantil es de 20 a 22 horas y los canales de mayor audiencia infantil son el Canal 5 y 2 de Televisa, aun cuando este último sólo tiene un programa dedicado a niñ@s. El estudio del IFT es interesante y alarmante (www.ift.org.mx/iftweb/wp-content/uploads/2015/02/estudio_ninos_110215V1.pdf) y lo sería más si hubiera analizado la calidad de la programación, lo cual quedó como agenda pendiente.

Publicidad

La de por sí poca programación infantil se ha reducido desde 2012. Analizar la publicidad no puede aislarse de la Estrategia contra la Obesidad encabezada por la Secretaría de Salud. Después de reconocer la urgencia de enfrentar ese grave problema, se prohibió que se publiciten productos que no cumplan criterios nutricionales (p. ej. alimentos chatarra) en horario de audiencia infantil (L-V de 14:30 a 19:30 y S-D de 7:00 a 19:30). Hasta ahí bien.

Pero se establecieron categorías de excepción: telenovelas, noticieros, películas/series no aptas para público infantil y deportes; así como cuando se acredite que la población de menores de 12 años no excede del 35%. ¿Cree que los que cabildearon estas excepciones desconocían que [email protected] niñ@s ven más telenovelas que caricaturas? ¿Cree que el riesgo del que habla la Estrategia sea razonable aceptarlo con tal de que las televisoras comerciales obtengan ingresos de sus grandes anunciantes, como puede ser la Coca-Cola, Sabritas y demás? ¿Se estarán reduciendo los tiempos de programas dirigidos a niñ@s para poder tener más publicidad, digamos, con programas para adolescentes donde hay permisibilidad en cuanto a publicidad? Si la Secretaría de Salud ahora tiene datos oficiales del IFT, ¿modificará la Estrategia y buscará cambiar las leyes para eliminar el riesgo de obesidad de la población infantil o se hará de la vista gorda?

Para colmo, el Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal cree que la publicidad “implica un agente social, capaz de influir en la configuración de la cultura en general. Así, se considera que la publicidad y la cultura van de la mano” (Amp. 127/2014), entonces ¡sálvese quien pueda!

Valores nacionales

Como primer derecho de las audiencias, el Congreso de la Unión estableció que los programas reflejen el pluralismo ideológico y además que los programas para niñ@s fortalezcan los valores. ¿Pueden los programas extranjeros cumplir con eso? No.

¿Tendrían derecho [email protected] niñ@s [email protected] a recibir programas vinculados con su realidad y su cultura o es mejor que piensen que Princesita Sofía es su aspiración? Recuérdese que los programas infantiles extranjeros vienen acompañados de una serie de artículos, juguetes, comida y demás que genera un sinfín de ingresos a los dueños de los personajes. ¿Qué incentivo tendrán las televisoras comerciales para eliminar esos programas extranjeros que les garantizan ingresos por publicidad? Ninguno.

¿Promoción u obligación?

En EEUU se exige que las televisoras incluyan al menos tres horas de programación para niñ@s por semana. Australia obliga a que se transmitan 2.5 horas para niñ@s de preescolar sin publicidad y cinco horas a la semana para niños menores de 14 años.

En México, la audiencia infantil está a merced de la voluntad de las televisoras y también de sus anunciantes, pero las televisoras saben que prestan un servicio público y, de acuerdo con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, las concesiones tienen una parte reglamentaria que puede modificarse en cualquier momento si el interés público lo exige. ¿Incluirá el IFT regulación que obligue a un mínimo de horas para programación infantil por respeto al interés superior del menor o ignorará su mandato constitucional?

Finalmente, debe decirse que el IFT cumplió con la ley al emitir el estudio y concluyó a todas luces que se requieren mecanismos para incentivar la inclusión de programas para audiencias infantiles. Pero hace falta un estudio en cuanto a la calidad de la escasa programación, así como incluir en las muestras a niñ@s con discapacidad, aquellos que habitan en zonas rurales y niñ@s indígenas, ¿o pensará el IFT que México, Monterrey y Guadalajara es representativo de todos?

Fuente: www.mediatelecom.com.mx/index.php/radiodifusion/television/item/82748-%C2%BFni%C3%B1-s-como-objetos.

comments powered by Disqus