Nuevo etiquetado de alimentos y bebidas incomprensible y peligroso para la salud: revela encuesta entre consumidores - Alianza por la Salud Alimentaria

Nuevo etiquetado de alimentos y bebidas incomprensible y peligroso para la salud: revela encuesta entre consumidores

  • La Encuesta Nacional sobre Obesidad demuestra que consumidores mexicanos no entienden el criterio de calorías utilizado como base del nuevo etiquetado, que entrará en vigor a partir del 1 de julio 2015 y que debería ser simple, entendible y útil.

etiquetas_alimentos
 

México, D.F. 8 de abril 2015. El etiquetado frontal para alimentos y bebidas impuesto por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de manera obligatoria a partir del próximo 1 de julio, con el supuesto fin de prevenir y combatir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, es totalmente incomprensible para los consumidores mexicanos reveló la Encuesta Nacional sobre Obesidad realizada por la Alianza por la Salud Alimentaria.

El objetivo de los etiquetados frontales, de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la propia Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, es que sean visibles, simples, entendibles, de rápida lectura y que lleven a la elección de alimentos más saludables.

El etiquetado introducido como voluntario en 2011 por la industria de alimentos y bebidas, y vuelto obligatorio por Cofepris centra su información en las calorías contenidas en el producto.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Obesidad solamente el 12% de la población encuestada pudo decir cuál era la cantidad recomendada de calorías para un adulto en un día y solamente 6% atinó a decir la cantidad de calorías recomendadas para el consumo de un niño entre 10 y 12 años de edad.

La recomendación promedio para un adulto es un consumo de 2 mil calorías al día. El 58% de los encuestados consideraron que un adulto debería consumir menos de 1 mil 500 calorías. Del total de los entrevistados 28% señaló que los adultos deberían consumir menos de 500 calorías al día. Otro 29% declaró que no sabía.

La recomendación del consumo diario de calorías para niños entre 10 a 12 años varía entre 1 mil 900 y 2 mil 200 calorías. Solamente un 6% de los encuestados atinaron o supieron cuál era la recomendación. 41% de los entrevistados manifestó que los niños entre estas edades deberían consumir menos de 500 calorías al día y 30% declaró no saber.

Fiorella Espinosa, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor —organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria—, declaró: “La Encuesta Nacional de Obesidad demuestra que los consumidores no entienden el criterio de calorías y es sabido internacionalmente la enorme dificultad que existe para que la población lo utilice como un instrumento para regular su ingesta diaria. Los hallazgos de la encuesta se suman a los realizados por el Instituto Nacional de Salud Pública [INSP] que encontró que solamente 1.8% de los estudiantes de nutrición pudo interpretar el etiquetado GDA impuesto ahora como obligatorio”.

Por su parte, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, señaló: “A la evidencia sobre lo incomprensible del etiquetado impuesto por Cofepris y las empresas de alimentos y bebidas, se suma el hecho señalado por el INSP, un grupo de destacados expertos internacionales y la Alianza por la Salud Alimentaria en el sentido de que representa un riesgo para la salud al inducir al consumo de altas cantidades de azúcar”.

El etiquetado establece un consumo diario de azúcar de 90 gramos (18 cucharadas cafeteras), sobrepasando por mucho las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establecen un criterio máximo de consumo de azúcar diario de 50 gramos (10 cucharadas cafeteras) sugiriendo como ideal un consumo no mayor a de 25 gramos (cinco cucharadas cafeteras).

La única condición que cumple el etiquetado frontal actual es que es visible, sin embargo no es simple ni entendible ni de rápida lectura y no sirve para inducir al consumo de alimentos más saludables.

En febrero de 2014, El Poder del Consumidor interpuso un amparo frente al etiquetado establecido por Cofepris. En relación con este tema el abogado Javier Zúñiga afirmó: “Uno de los problemas que las organizaciones de la sociedad civil tienen para acudir al juicio de amparo es la legitimación. Con la reforma a la Ley de Amparo se amplió el criterio del interés jurídico y se estableció la posibilidad de acudir al juicio de amparo con un interés legítimo. Sin embargo, las reglas no estaban completamente claras. Si bien, ya existían bastantes precedentes sobre el interés legítimo, no fue sino hasta el amparo de ‘Mexicanos Primero’ que se habló específicamente del interés legítimo que tienen las asociaciones civiles para acudir al amparo. Con esto, se espera que el juez aplique dicho criterio en el amparo contra el etiquetado propuesto por la Cofepris.”

Zuñiga añadió: “Por otro lado, actualmente nos encontramos esperando una resolución desde hace ya varios meses del Tribunal Colegiado respecto una pericial. Esperamos que el próximo mes tengamos una resolución sobre el tema y se pueda continuar con el juicio.”

Conclusión:

    Los niveles de azúcar establecidos en el etiquetado son peligrosos (90 gramos). Esto se le ha advertido a la Secretaría de Salud, a la Cofepris y a la Presidencia de la República.

    El etiquetado GDA es un sistema que no es entendible ni por los consumidores ni por los estudiantes de nutrición.

    El criterio de calorías no es útil para un etiquetado frontal ya que no es un concepto claro para la población y no es posible utilizarlo para un cálculo en la dieta diaria.

Recomendaciones:

    El etiquetado frontal debe ser un etiquetado de advertencia. Debe indicar si el producto contiene altos, medios y bajos contenidos de azúcar añadida, grasas saturadas y sodio.

    El etiquetado debe ser comprensible y de rápida lectura para cualquier consumidor sin importar edad ni grado de educación.

    Debe ser visible, utilizando colores contrastantes y ser desarrollado a partir de estudios con consumidores mexicanos.

    Los criterios deben ser elaborados por un grupos de expertos libres de conflicto de interés y siguiendo las recomendaciones internacionales.

 

Descargar Encuesta Nacional sobre Obesidad 2014. Etiquetado de alimentos aquí

 
_____________________________

Datos de la encuesta realizada por la empresa Dinamia: Muestra de 1 mil 500 entrevistas efectivas en vivienda. Población objetivo: Población de 18 años cumplidos o más que residen en el país. Marco Muestral: Catálogo General de Secciones Electorales del IFE (ahora INE), con Lista Nominal (corte al 13 de abril de 2012).

comments powered by Disqus