¿Los productos light son más saludables? - Alianza por la Salud Alimentaria

¿Los productos light son más saludables?

25light
 

México, D.F. 30 de septiembre, 2015. Los productos “light” abundan cada vez más en el mercado. Pero que se anuncien como “light”, “sin azúcar” o “bajo en grasa”, no significa que sean para bajar de peso o que sean saludables a pesar de que podrían contener menos calorías, grasas, azúcares o sodio.

Si se consumen muchos productos “bajos en grasa” puede haber riesgo de no ingerir la grasa que tu cuerpo necesita para absorber algunos nutrientes esenciales, pues únicamente con la grasa es posible la absorción de las vitaminas A, D, E, K que tienen funciones de gran importancia para el organismo.

Ten en cuenta que los productos “sin o bajos en azúcar” regularmente son endulzados con sustitutos (edulcorantes no calóricos, como aspartame, sucralosa, acesulfame-K, entre otros) que pueden ocasionar algunos daños a la salud, desde migrañas hasta daños celulares y metabólicos. Además, estos ingredientes fomentan el gusto por lo dulce.

Algunos estudios han documentado que las personas que consumen alimentos “light” —en especial bebidas endulzadas— compensan las calorías a través de otros alimentos.

Por si no fuera suficiente, también suelen tener diferentes aditivos que sustituyen al nutrimento que se busca reducir, aumentando la lista de ingredientes que no son, precisamente, saludables.

Lo mejor es que bases tu alimentación en alimentos no procesados, ricos en vitaminas y minerales naturalmente, y complementar con alimentos mínimamente procesados, dejando los alimentos ultraprocesados como excepciones.

Para conocer la diferencia entre las tres categorías puedes leer aquí >> alianzasalud.org.mx/2015/09/que-es-un-alimento-sin-procesar-procesado-y-ultraprocesado/.

Actúa: Come light o ligero sin productos industrializados “light”. Elige alimentos frescos como frutas y verduras en lugar de los procesados y adicionados con químicos.

____________________

Fuente consultada: Sedó P. El mercado de los alimentos funcionales y los nuevos retos para la educación alimentaria-nutricional. Revcostarric salud pública 2002;11 (20): 18-25.

comments powered by Disqus