OMS respalda “impuesto efectivo” a bebidas azucaradas para frenar obesidad infantil - Alianza por la Salud Alimentaria

OMS respalda “impuesto efectivo” a bebidas azucaradas para frenar obesidad infantil

  • Hay pruebas sólidas de que un impuesto efectivo a las bebidas azucaradas trabajará junto a otras medidas para hacer frente a la obesidad infantil.
  • La obesidad infantil está alcanzando proporciones alarmantes en muchos países y plantea un desafío urgente y serio: OMS.
  • Para que el impuesto sea efectivo en México hay que aumentarlo a 20% como recomendó la OPS/OMS.

obesidad-infantil
 

Ciudad de México, 27 de enero, 2016. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer el informe de la Comisión para el Fin de la Obesidad Infantil (ECHO, por sus siglas en inglés) establecida hace dos años y donde advierte del grave problema que padecen 41 millones de niños menores de cinco años que son obesos o con sobrepeso, y entre las medidas que apoya para disminuir este problema es implementar a nivel global, principalmente en los países donde el problema es mayor, un impuesto a las bebidas azucaradas.[1]

El informe afirma que “hay pruebas sólidas” de que un impuesto a las bebidas azucaradas trabajará junto a otras medidas para hacer frente a la obesidad infantil – una ofensiva contra la comercialización de comida chatarra a los niños y las escuelas para prohibir la venta de alimentos poco saludables”.

Fiorella Espinosa, investigadora en Salud Alimentaria en El Poder del Consumidor —organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria—, declaró: “Tal y como lo reafirma este reporte, los gobiernos deben comprometerse con la salud de su población, particularmente de niñas y niños, y así evitar que sean adultos enfermos. En México, se han implementado varias de las medidas que recomienda la OMS, sin embargo, el diseño de estas políticas no se realiza con base en evidencia científica generada a nivel nacional e internacional. En el caso del impuesto a bebidas azucaradas que se implementa en nuestro país desde el 2014, la evidencia indicaba que para que fuera una medida efectiva el impuesto debía ser de 20%. Estudios del INSP e incluso del ITAM, este último dado a conocer por la propia industria, reconocen una disminución en el consumo con el impuesto de aproximadamente un 10%, pero no suficiente”.

La OMS advierte que “la obesidad infantil está alcanzando proporciones alarmantes en muchos países y plantea un desafío urgente y serio”. Y hasta el momento, la lucha contra este problema de salud ha sido “lento e inconsistente”. En este sentido, afirma que “los niños con obesidad son muy probable que sigan siendo obesos en la edad adulta y están en riesgo de enfermedades crónicas”.

Al respecto, sir Peter Gluckman, copresidente de la Comisión ECHO, afirmó: “Se necesita un mayor compromiso político para abordar el desafío mundial del sobrepeso y obesidad infantil”.

La Organización Mundial de la Salud, hizo hincapié en el grave problema que genera el alto consumo de alimentos procesados y bebidas azucaradas, ya que se ha dado un incremento en las porciones de los mismos y se venden a precios asequibles por lo que cada vez más familias, principalmente de escasos recursos, han sustituido en sus comidas los productos frescos y saludables y el agua natural.

Según el informe, muchos niños están creciendo hoy en entornos que alientan el aumento de peso y la obesidad. Impulsado por la globalización y la urbanización, la exposición a ambientes obesogénicos está aumentando en países de altos, medios y bajos ingresos, y en todos los grupos socioeconómicos. La comercialización de alimentos poco saludables y bebidas no alcohólicas fue identificada como un factor importante en el aumento del número de niños con sobrepeso y obesidad, particularmente en el mundo en desarrollo.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, afirmó: “Este informe de la Organización Mundial de la Salud aporta nueva evidencia y bases científicas respecto a dónde está la solución real al grave problema de la obesidad, sobrepeso y diabetes, y la necesidad de realizar políticas efectivas para modificar el ambiente obesogénico en que viven los niños, al brindar únicamente alimentos y bebidas saludables en escuelas, contar con etiquetados frontales verdaderamente útiles para los consumidores, prohibir la publicidad de productos chatarra dirigida a la infancia e impulsar impuestos a estos productos”.

De acuerdo con la Comisión para el Fin de la Obesidad Infantil hay fundamento suficiente para justificar la introducción de un impuesto sobre bebidas endulzadas con azúcar, ya que se ha establecido que se asocian con un mayor riesgo de obesidad, señalando que este impuesto deber ser efectivo.

Lo anterior significa que debe ser de una magnitud suficiente para lograr una reducción significativa en el consumo, y debe ser acompañado de otra serie de medidas que promuevan una hidratación saludable e informen del riesgo que significa el consumo de estas bebidas.

El informe ECHO propone seis recomendaciones para los gobiernos encaminadas a revertir la tendencia al alza en sobrepeso y obesidad de los niños menores de cinco años.

En este sentido, los miembros de la Comisión de la OMS pidieron regulaciones más estrictas alrededor de la publicidad de alimentos y bebidas a los niños, ya que de acuerdo con el informe los niños están cada día más expuestos al poder de la comercialización de productos poco saludables, por lo que exigieron que se proteja a los menores ante este riesgo de salud que es la obesidad y el sobrepeso “a través, por ejemplo, de impuestos efectivos sobre las bebidas endulzadas con azúcar y poner freno a la comercialización de alimentos poco saludables”.

También se establece que las escuelas deben prohibir “disposición o venta de alimentos poco saludables, como las bebidas endulzadas con azúcar y alta densidad de energía, alimentos pobres en nutrientes”.

Otras de las recomendaciones de la Comisión son:

  • Promover actividad física.
  • Atención integral antes de la concepción y durante el embarazo para reducir riesgo de obesidad infantil.
  • Dieta saludable desde la primera infancia, limitando consumo de alimentos ricos en grasas, azúcar y sal.
  • Control de peso.

Finalmente, Alejandro Calvillo comentó que en el caso de México el objetivo, como han sugerido expertos y organismos internacionales, es lograr que el IEPS se incremente a 20% a fin de lograr resultados más contundentes.

_____________________________________

  1. www.who.int/end-childhood-obesity/news/launch-final-report/en/
comments powered by Disqus