Urge una reforma en el sistema de salud: OCDE - Alianza por la Salud Alimentaria

Urge una reforma en el sistema de salud: OCDE

  • Necesario expandir los convenios para permitir intercambios.
  • Expone que en México no existe una 
relación entre calidad de servicio y precio.

OCDE-Gurría
 

Elizabeth Albarrán | 6 de enero, 2016. Para que en México exista un sistema de salud más equitativo, eficiente y sostenible, donde todos los mexicanos sean beneficiados, es necesario hacer reformas de gran alcance, indica el estudio “Revisiones de la Organización para la Cooperación de el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre los sistemas de Salud: México 2016”.

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, comentó que desde hace 10 años —cuando se hizo el primer estudio sobre el sistema de salud en México— a la fecha, se ha observado un avance en la cobertura de los servicios de salud.

“El Seguro Popular hoy brinda servicios a 57 millones de mexicanos, esto es, la mitad de la población que antes no tenía acceso a ningún tipo de servicio de salud”, expuso durante la presentación de dicho estudio.

Indicó que medidas como el impuesto a bebidas azucaradas y comida con alto nivel calórico (chatarra) y la regulación de la publicidad alimenticia dirigida a menores de edad fueron acertadas; no obstante, aún existen desafíos. Detalló que se identificaron tres principales retos en los que se debe enfocar el sistema de salud en México.

En primera instancia, expuso, se deben expandir los convenios para permitir el intercambio de servicios entre el IMSS, ISSSTE y el Seguro Popular, con el fin de que los afiliados puedan pasar fácilmente de un sistema a otro.

“Es necesario consolidar un sistema en el que todos los mexicanos, independientemente de dónde vivan o el tipo de trabajo que tengan, puedan acceder al mismo nivel de servicio sin tener que preocuparse de que ello represente una carga financiera mayor para los hogares”.

Enfatizó que el sistema debe priorizar convenios relacionados a enfermedades de alto costo y la atención de la diabetes, obesidad y otras enfermedades de larga duración.

El segundo desafío consiste en poner mayor énfasis en el mejoramiento de la calidad y resultados de los servicios de salud. Para ello, dijo, será indispensable construir un sistema de información que permita monitorear la calidad del servicio a lo largo del sistema.

“Se deben generar y publicar más reportes sobre la calidad de los diferentes hospitales y clínicas. Ello dará a los beneficiarios información e incentivos para escoger entre un proveedor y otro; esto obligará a mejorar los servicios”.

En tercer lugar, mencionó la necesidad de alinear los distintos ámbitos de atención y el servicio médico; por ejemplo, el cuidado de los pacientes, los precios, los sistemas de información y las prácticas administrativas a través de los subsistemas.

“Nuestro estudio recomienda a México establecer una Comisión que incorpore al Seguro Popular con los demás proveedores de servicios de salud (…), podrá impulsar medidas que igualarán de forma gradual los beneficios ofrecidos por cada institución”.

Por ejemplo, indicó, los estudios de la OCDE muestran que la asesoría individual a pacientes con alto riesgo de diabetes permite que una de cada ocho personas logre un año más de vida con buena salud, lo cual tiene un costo aproximado de $50 pesos por persona.

Cabe mencionar que el estudio de la OCDE revela que en México existen 2.2 doctores por cada 1 mil habitantes; muy por debajo del promedio de países de la OCDE que son 3.3 doctores.

Otro de los problemas del sistema de salud mexicano es que funciona como un grupo de subsistemas que operan de manera desconectada, es decir, cada servidor de salud ofrece un nivel distinto de cobertura y precios.

En este sentido, Gurría comentó que cada año alrededor de una tercera parte de los afiliados al IMSS o ISSSTE se ven obligados a cambiar de proveedor, de institución o de doctor, simplemente por el hecho de que cambiaron de empleo.

“En México, el proveedor de servicios de salud depende del empleo y no de la necesidad médica”, criticó.

Esto afecta la continuidad del cuidado médico, sobre todo para personas con enfermedades crónicas como la diabetes. Por lo que, “con la estructura actual, el sistema mexicano no logra una buena relación entre calidad y precio”.

Actualmente, el gasto en el sector salud en México representa apenas 2.6% del Producto Interno Bruto (PIB); mientras que el promedio en países de la OCDE es de 8.9% del PIB.

Fuente: eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2016/01/06/urge-reforma-sistema-salud-ocde.

comments powered by Disqus