La alimentación complementaria del bebé y la formación de hábitos alimentarios - Alianza por la Salud Alimentaria

La alimentación complementaria del bebé y la formación de hábitos alimentarios


 

Ciudad de México, 30 de agosto, 2017. La alimentación complementaria es el proceso que inicia con la introducción gradual y paulatina de alimentos diferentes a la leche materna, para satisfacer las necesidades nutrimentales del niño, y no necesariamente para destetarlo, hasta integrarlo a la dieta familiar.

Durante el primer año de vida, el lactante inicia la formación de hábitos y preferencias alimentarias que serán difíciles de modificar posteriormente, por lo que la alimentación complementaria adecuada tiene un papel formativo.

Además, complementa el aporte proteínico-energético proporcionado por la leche materna y permite satisfacer los requerimientos nutrimentales del lactante.

Existe una tendencia natural en el recién nacido a aceptar los sabores dulces y a rechazar los amargos, por lo que no es recomendable iniciar la alimentación complementaria con frutas para que posteriormente no rechace las verduras.

Se recomienda respetar el sabor de los alimentos en su forma natural (sin añadir sal o azúcar) para que el niño aprenda a distinguir los sabores y a degustar los alimentos.

Los sabores aprendidos durante esta etapa de la vida, hablando de sabores dulces o salados, perduran para el resto de la vida y pueden ser factores de riesgo para enfermedades como la obesidad, diabetes e hipertensión arterial.

Actúa: Inicia la alimentación complementaria de tu bebé con verduras, posterior a la lactancia materna exclusiva por 6 meses. Por ejemplo: papilla de zanahoria, chayote y calabaza.

____________________

Fuente consultada: WHO. Complementary feeding of young children in developing countries. A review of current scientific knowledge.
Geneva: World Health Organization; 1998.

comments powered by Disqus