Nestlé y otros se aprovechan de la crisis de la infraestructura de agua en los Estado Unidos - Alianza por la Salud Alimentaria

Nestlé y otros se aprovechan de la crisis de la infraestructura de agua en los Estado Unidos

  • Nuevo informe y hoja informativa examinan el marketing de agua embotellada y su impacto en personas y en el medio ambiente.

Agua del grifo en vez de agua embotellada

Washington, D.C. Después de una caída durante la Gran Recesión, las ventas de agua embotellada han vuelto y son más grandes que nunca, incluso eclipsando las ventas de refrescos por primera vez en 2016. Pero tal vez personas comprando agua embotellada no se han dado cuenta que el agua embotellada cuesta casi 2,000 veces más que el agua del grifo y cuatro veces más que la gasolina.

En este último trabajo acerca de los impactos de la industria del agua embotellada en las personas y el medioambiente, Take Back the Tap: The Big Business Hustle of Bottled Water (A tomar del grifo: El gran fraude comercial del agua embotellada —el informe está disponible en inglés, la hoja informativa está disponible en español—), Food & Water Watch, organización que forma parte de la Alianza por la Salud Alimentaria, analiza el marketing predatorio de la industria, la extracción de los recursos hídricos de las comunidades, y el poderoso grupo de presión que ha ayudado a las empresas de agua embotellada ver sus ventas elevar significativamente desde 2010.

En el 2014, casi el 64% del agua embotellada vino de suministros municipales, prácticamente agua de grifo filtrada —en comparación con 51.8% en 2009—. Mientras tanto, el financiamiento federal total para infraestructura pública de agua disminuyó de $6.9 mil millones en 2010 a casi $4.4 mil millones en el 2014, una caída de 37%.

“Mientras Nestlé y otras embotelladoras se están beneficiando de nuestros suministros públicos de agua, los problemas críticos de infraestructura hídrica están empeorando”, dijo Wenonah Hauter, directora ejecutiva de Food & Water Watch.

“Nestlé está extrayendo agua en Michigan por un bajo precio y vendiendo agua embotellada costosa, mientras que los residentes de Flint y Detroit sufren altas tarifas por el servicio de agua. Estos bandidos del agua no sólo se aprovechan de la desconfianza en el agua del grifo, sino que también ayudan a reforzar esa desconfianza a través del cabildeo para promulgar políticas para mantener las ganancias del agua embotellada.”

Algunas conclusiones clave del informe incluyen:

  • Un galón de agua embotellada de un solo servicio cuesta casi $9.50, casi 2,000 veces el precio del agua del grifo, tres veces el precio promedio nacional de un galón de leche y cuatro veces el precio promedio nacional de un galón de gasolina.
  • Desde el año 2011 al año 2016, el mercado de agua embotellada creció 39% en volumen, de 9.2 a 12.8 mil millones de galones, mientras que el mercado de refrescos se redujo 8% en volumen.
  • En el año 2016, se usaron 4,000 millones de libras de plástico en la producción de agua embotellada de los Estados Unidos, requiriendo un aporte de energía estimado equivalente a alrededor de 64 millones de barriles de petróleo.
  • La Asociación Internacional de Agua Embotellada, Nestlé Waters NA, Nestlé USA y Coca-Cola cabildearon al Congreso sobre diferentes temas incluyendo agua embotellada, infraestructura de agua, alivio de la sequía en California y una política del Servicio de Parques Nacionales para permitir que los parques prohíban la venta de agua embotellada. Los gastos de cabildeo de estas compañías entre los años 2014 y 2016 superaron $28 millones.
  • Las empresas embotelladoras multinacionales se benefician de la desinversión pública en la infraestructura del agua, como declaró el presidente de Nestlé Waters en 2009: “Creemos que la infraestructura de grifo en los Estados Unidos seguirá disminuyendo… La gente volverá a la filtración y al agua embotellada para sus necesidades de agua pura.”

La publicidad de agua embotellada está dirigida a personas de color, mujeres, madres, niños y grupos de bajos ingresos. Las estrategias de marketing de la industria diseñadas para promover la percepción de seguridad del agua embotellada a personas que históricamente no han tenido acceso a agua potable (especialmente inmigrantes recientes) se aprovechan de aquellos que desconfían del agua del grifo y de las comunidades preocupadas por la obesidad y las bebidas azucaradas.

En 2014, Nestlé gastó más de $5 millones en promoviendo Pure Life, la marca de agua embotellada más publicitada de los Estados Unidos, y tres cuartas partes ($3.8 millones) se destinaron a publicidad televisiva en español.

El informe recomienda que las personas opten por el agua del grifo en vez de agua embotellada, y aboga por la gestión del agua bajo la doctrina del fideicomiso público como un recurso común.

También recomienda que el Congreso apruebe la Ley de Asequibilidad, Transparencia, Equidad y Fiabilidad del Agua (WATER Act), que dedicará fondos federales a nuestra infraestructura de agua potable y aguas residuales.

“Tenemos que abandonar nuestro hábito de agua embotellada, pero también debemos financiar adecuadamente nuestra infraestructura de agua para que todos tengan agua limpia, segura y asequible,” dice Hauter. “El Congreso debe garantizar que nuestra infraestructura de agua cuente con los fondos adecuados para proteger el derecho humano al agua de las generaciones actuales y futuras en los Estado Unidos.”

_____________________________

Food & Water Watch lucha por comida saludable y agua limpia para todos. Enfrentamos a las corporaciones que anteponen sus ganancias económicas al bienestar público y abogamos por una democracia que mejore la vida de las personas y proteja a nuestro medio ambiente.

comments powered by Disqus