Niños con obesidad pueden desarrollar hígado graso - Alianza por la Salud Alimentaria

Niños con obesidad pueden desarrollar hígado graso

  • El mayor riesgo del hígado graso es que, tras la fibrosis, las personas pueden desarrollar cirrosis no alcohólica, un padecimiento con alta tasa de mortalidad.

Especialistas de la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Hígado y de la Asociación Mexicana de Hepatología

30 de mayo, 2018. Hasta el 75% de los niños menores de 14 años que padecen obesidad puede desarrollar hígado graso, una enfermedad que consiste en acumular grasa en las células hepáticas, señaló Jorge Luis Poo, miembro de la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Hígado.

El 25% restante, detalló, puede padecer este mal, además, con inflamación del hígado y fibrosis, la cual aparece cuando se forman cicatrices en el hígado, debido a daños en sus células.

El mayor riesgo del hígado graso es que, tras la fibrosis, las personas pueden desarrollar cirrosis no alcohólica, un padecimiento con alta tasa de mortalidad.

Dado que la obesidad es el principal factor de riesgo para el hígado graso, subrayó, es importante promover estilos de vida saludables entre los niños y asegurar que mantengan su peso ideal.

De lo contrario, los menores con obesidad e hígado graso tendrán una esperanza de vida más corta, afirmó en conferencia de prensa.

En tanto, Graciela Castro, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Hepatología, indicó que sólo el 7% de los pacientes con hígado graso tiene un peso idóneo.

“Esto se debe a la distribución de la grasa corporal. Generalmente, estas personas tienen mayor porcentaje de grasa de visceral, mayor porcentaje de grasa subcutánea, y esa grasa a nivel abdominal es la que provoca que haya hígado graso, porque aumenta la resistencia a la insulina”, explicó.

La también especialista del Instituto Nacional de Nutrición dijo que es importante que las personas delgadas que noten aumento abdominal se sometan a estudios para descartar o diagnosticar hígado graso.

Esta enfermedad suele no presentar síntomas, agregó Laura Ladrón, gastroenteróloga de la Facultad de Medicina de la UNAM, por lo que el diagnóstico suele hacerse hasta que el mal ha avanzado.

Señaló que se puede sospechar de hígado graso si se tiene sobrepeso, diabetes, cansancio, dislipidemia y triglicéridos elevados.

Ante esos factores, recomendó realizar un ultrasonido abdominal para detectar si hay alguna alteración en el hígado.

Fuente: www.debate.com.mx/salud/salud-nino-higado-graso-obesidad-peligro-enfermedad-mexico-20180530-0280.html.

comments powered by Disqus