Pelea organización rediseñar etiquetado - Alianza por la Salud Alimentaria

Pelea organización rediseñar etiquetado

  • Si para finales de agosto la Suprema Corte de Justicia falla en favor de El Poder del Consumidor —organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria—, el etiquetado actual de alimentos tendría que rediseñarse por uno que sea entendible y que no ponga en riesgo la salud.

Etiquetado (incomprensible) tipo GDA en alimentos enlatados

Natalia Vitela | 14 de agosto, 2018. Si para finales de agosto la Suprema Corte de Justicia falla en favor de El Poder del Consumidor, el etiquetado actual de alimentos tendría que rediseñarse por uno que sea entendible y que no ponga en riesgo la salud, aseguró Alejandro Calvillo, director de la organización no gubernamental que logró llevar el caso al máximo tribunal.

“La petición es que quede anulado el etiquetado actual y que se establezcan los criterios de la OMS. Se tendría que rediseñar el etiquetado”, precisó.

Consultado al respecto, Simón Barquera investigador del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), aseguró que el etiquetado actual llamado GDA, es decir, guías diarias de alimentación, no sirve porque fue realizado por la propia industria.

Mencionó que, según diversos estudios, este etiquetado adoptado oficialmente en este sexenio, no contribuye a que las personas tomen decisiones adecuadas sobre su salud, porque es confuso y engañoso.

Dijo que ante esta situación, más de 30 expertos de instituciones públicas universitarias, de salud y hospitalarias firmaron recientemente un documento donde se indica que el actual etiquetado no funciona y se tiene que cambiar.

El Sistema de Etiquetado Frontal de Alimentos y Bebidas para México: Una Estrategia para la toma de Decisiones Saludables fue firmado por Juan Rivera, titular del INSP y David Kershenobich, titular del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.

“Presentamos el estudio a la Cofepris y le dijimos: ‘Este etiquetado no se entiende ni por estudiantes de universidad, así que no sirve para lo que se pretende, que es ayudar a la población a que tome mejores decisiones de salud‘. De cualquier forma se aprobó”, lamentó.

Aseguró que el etiquetado actual tampoco ofrece información clara sobre los niveles de grasa y sales que contienen.

Mientras que el etiquetado chileno, el cual es un ejemplo a seguir, indica los productos que son altos en azúcar, sal y grasas, refirió.

Fuente: Reforma

comments powered by Disqus