Demandamos a SEP que las escuelas dejen de ser fábricas de obesidad y diabetes para niños, niñas y adolescentes - Alianza por la Salud Alimentaria

Demandamos a SEP que las escuelas dejen de ser fábricas de obesidad y diabetes para niños, niñas y adolescentes

  • El consumo promedio de calorías al interior de las escuelas y en la entrada y salida de los planteles es suficiente para que escolares aumenten varios kilos cada año.

Acto frente a la SEP, en el marco del Día Universal del Niño y la Niña, y del 32 Aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, para entregar carta dirigida a su titular, la maestra Delfina Gómez, demandando el cumplimiento de los lineamientos para alimentos y bebidas en las escuelas, con la salida de la comida chatarra de los planteles escolares y la oficialización de la materia de Vida Saludable anunciada por el presidente de México hace más de un año

Ciudad de México, 22 de noviembre, 2021. Las organizaciones El Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) —integrantes de la Alianza por la Salud Alimentaria—, en el marco del Día Universal del Niño y la Niña, y del 32 Aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, realizaron un acto frente a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para entregar una carta dirigida a su titular, la maestra Delfina Gómez, demandando el cumplimiento de los lineamientos para alimentos y bebidas en las escuelas, con la salida de la comida chatarra de los planteles escolares y la oficialización de la materia de Vida Saludable anunciada por el presidente de México hace más de un año.

Desde el 2010 existen en el país los Lineamientos Generales para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas Preparados y Procesados en las Escuelas del Sistema Educativo Nacional que establecen cuáles son los alimentos y bebidas permitidos y no permitidos para su venta y distribución en las escuelas de educación básica, y a partir del 2014 dichos lineamientos son obligatorios y sancionables por incumplimiento.

Sin embargo, hasta antes de la pandemia los entornos escolares continuaban siendo obesogénicos, ya que fomentaban el consumo de alimentos y bebidas con altas cantidades de calorías y muy bajo valor nutrimental.

Los resultados obtenidos en la plataforma Mi Escuela Saludable para el ciclo 2018-2019 mostraron, en 4,747 reportes provenientes de 4,126 escuelas públicas y privadas de todos los estados de la República Mexicana, que más del 97% de las escuelas incumplen con los lineamientos vigentes encontrándose la venta de refrescos en el 74% de los planteles, venta de comida chatarra en el 98% y en el 75% no hubo venta de verduras, frutas ni acceso a bebederos.

Acto frente a la SEP, en el marco del Día Universal del Niño y la Niña, y del 32 Aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, para entregar carta dirigida a su titular, la maestra Delfina Gómez, demandando el cumplimiento de los lineamientos para alimentos y bebidas en las escuelas, con la salida de la comida chatarra de los planteles escolares y la oficialización de la materia de Vida Saludable anunciada por el presidente de México hace más de un añoDe acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 20181, 1 de cada 3 escolares mexicanos viven con sobrepeso y obesidad (35%) y 1 de cada 2 infantes nacido a partir del 2010 desarrollará diabetes,2 de no tomar medidas urgentes para detener esta epidemia.

Liliana Bahena, coordinadora de la campaña Mi Escuela Saludable de El Poder del Consumidor, declaró: “Se ha documentado que el consumo promedio de 100 calorías extra al día, pueden aumentar hasta 5 kilogramos de peso en escolares.3 No obstante estudios encontraron que las escuelas promueven el desbalance energético causante de la obesidad, porque en tan solo 4 cuatro horas y media, tiempo promedio que dura la jornada escolar, tienen más de cinco oportunidades de consumir alimentos no saludables, cubriendo casi el 50% de sus requerimientos de energía diarios.4 Otro estudio demostró que los escolares que compran alimentos afuera de las escuelas, llegan a consumir 360 calorías extras”.8

Alejandra Contreras, coordinadora de la campaña de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, mencionó: “Los niños y niñas mexicanos al iniciar la primaria tienen una prevalencia de sobrepeso y obesidad del 33.7% que aumenta a 45.6% en el sexto año escolar, es decir, un incremento del 35% en el periodo en que los escolares cursan la educación primaria.5 La escuela es uno de los espacios donde niñas, niños y adolescentes pasan una parte importante del día y resulta necesario crear ambientes educativos sanos, seguros y saludables. De acuerdo con la última ENSANUT, el 90% de los niños escolares consumieron bebidas azucaradas, el 56.7% consumieron cereales dulces y el 54.1% botanas y postres. Al contrario, sólo el 27% consumió leguminosas, 32% verduras y 2.4% nueces y semillas. Al mejorar la alimentación en las escuelas se contribuye a que escolares se conviertan en adultos sanos y productivos, ya que además de cuidar su salud también abona a que el aprendizaje sea efectivo”.

Por otro lado, la educación en temas de alimentación y nutrición es considerada un pilar para lograr mejorar los hábitos alimenticios de los escolares, siempre y cuando existan entornos que las favorezcan.

En junio del 2020, el presidente de la República anunció que se implementaría la asignatura Vida Saludable. No obstante, hoy en día ésta no ha tenido un reconocimiento oficial como parte de la curricula escolar, lo que deja a la deriva sí realmente habrá una implementación futura.

Tanto la inclusión de la asignatura Vida Saludable como los lineamientos son acciones reconocidas por organismos internacionales6 para ser implementadas con urgencia, más aún ante el contexto por la COVID-19, por lo que las autoridades educativas federales deben dar continuidad a las mismas como ejes fundamentales del binomio positivo de la salud y el aprendizaje de niñas, niños y adolescentes.

Desde 2010, la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) llamó la atención sobre la falta de mecanismos de protección de la infancia en las escuelas por la elevada disponibilidad de alimentos y bebidas no saludables.

En 2019, la CNDH presentó la recomendación general 29/2019 donde establece que es responsabilidad de SEP y Cofepris revisar los lineamientos para alimentos y bebidas en escuelas, establecer las responsabilidades específicas de las autoridades de educación y salud e incorporar los mecanismos de implementación, supervisión, evaluación y sanción, además de exigir que se dé continuidad al Programa Nacional de Bebederos Escolares.

Tania Ramírez, directora de la Redim, declaró: “Nos sumamos al llamado que se hace a la Secretaría de Educación Pública para poder confirmar ese compromiso del fomento a la salud y a una alimentación saludable en las escuelas y también en los otros espacios de aprendizaje circundantes alrededor de estas como espacios entendidos integralmente en una formación de garantía de los derechos humanos.”

Y añadió: “El Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición, del 2016 al 2025, es un buen momento para reajustar nuestros conocimientos y contenidos educativos, porque la pandemia nos enseñó que la salud es algo fundamental y haber tenido que observar que niños, niñas y adolescentes con comorbilidades tenían una afectación diferenciada más grave por el virus del COVID-19 nos hace pensar en cuál es el legado en términos de salud que le estamos dejando a la niñez y a la adolescencia. Comprometerse con la alimentación saludable en los espacios escolares con la incorporación de estas nociones en la curricula escolar es consistente con un enfoque de derechos y estamos apuntalando de esta forma, no solamente el derecho a una alimentación sana sino el derecho a una vida digna y el derecho a la salud, que en todos los casos están concatenados y correlacionados.”

Por lo anterior, la Secretaría de Educación Pública debe garantizar que las escuelas sean espacios seguros y saludables donde niñas, niños y adolescentes puedan desarrollarse plenamente en garantía de sus derechos, y para ello debe:

  • Refrendar su compromiso para fomentar la salud y nutrición de niñas, niños y adolescentes en las escuelas como espacios integrales de formación.
  • Cumplir con los vigentes Lineamientos Generales para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas Preparados y Procesados en las Escuelas del Sistema Educativo Nacional en todas las escuelas públicas y privadas del país.
  • Activar los procesos de modificación pendientes, en coordinación de la Secretaría de Salud, a los Lineamientos Generales para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas Preparados y Procesados en las Escuelas del Sistema Educativo Nacional, en la cual se prohíba el expendio, distribución, venta y publicidad al interior y afuera de las escuelas de productos ultraprocesados que excedan los nutrientes críticos o que presenten sellos del Sistema de Etiquetado Frontal y alinear los alimentos y bebidas a los criterios técnicos nutrimentales.
  • Formalizar el Acuerdo por el que se oficializa la asignatura Vida Saludable de la curricula escolar de educación básica.

A tres años de la administración actual, hacemos un llamado urgente para transformar los ambientes obesogénicos de las escuelas en ambientes saludables, ahora más que nunca se debe formalizar el Acuerdo de la materia Vida Saludable y agilizar los procesos de modificación de los Lineamientos, y así garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Anexos:

  1. Gráficos sobre tendencias de las prevalencias de sobrepeso y obesidad en escolares (5-11 años).
  2. Gráficos sobre ambientes alimentarios en las escuelas en México.
  3. Carta con acuse de recibo.

______________________

1 Shamah-Levy T, Vielma-Orozco E, Heredia-Hernández O, Romero-Martínez M, Mojica-Cuevas J, Cuevas-Nasu L S-CJR-D. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018-2019. Resultados Nacionales. 2020.

2 Meza R, Barrientos-Gutierrez T, Rojas-Martinez R, Reynoso-Noverón N, Palacio-Mejia LS, Lazcano-Ponce E, et al. Burden of type 2 diabetes in Mexico: past, current and future prevalence and incidence rates. Prev Med. 2015;81:445–50.

3 Hall KD. What is the required energy deficit per unit weight loss? Int J Obes (Lond) 2008; 32: 573–6.

4 Bonvecchio, A. Theodore, F, Hérnandez-Cordero, S. Campirano-Nuñez, F. Islas, AL. Safdie MR-DJ. La escuela como alternativa en la prevención de la obesidad: la experiencia en el sistema escolar mexicano. Rev Esp Nutr Comunitaria 2010;16(1):13-16.

5 Pineda EB, Lazcano-Ponce E, Martinez-Barnetche J, Alpuche-Arana C, Rivera-Dommarco J. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020 sobre covid-19. Resultados nacionales. Cuernavaca, Mexico: Instituto Nacional de Salud Pública, 2021.

6 Instituto Nacional de Salud Pública, Organización Panamericana de la Salud, Organización Mundial de la Salud, Organización de las Naciones Unidas para la Aliemntación y la Agricultura. Recomendaciones de política pública nacional, estatal y local para la prevención, control y reducción de la mala nutrición en niñas, niños y adolescentes en México. 2020.

 
Ícono de descarga archivo PDF

Descarga anexos aquí

 
Ícono de descarga archivo PDF

Descarga carta con acuse de recibo aquí

 
Ícono de descarga archivo PDF

Descarga comunicado de prensa aquí

comments powered by Disqus