Soberanía y seguridad alimentaria - Alianza por la Salud Alimentaria

Soberanía y seguridad alimentaria

La epidemia de sobrepeso y obesidad que asola al país es consecuencia del modelo de dependencia alimentaria, abandono del campo y entrega de las decisiones de política pública en materia de agricultura y alimentación a las llamadas “fuerzas del mercado”, al “libre mercado” y, en los hechos, a los intereses externos y a los monopolios.

A lo largo de tres décadas de dependencia alimentaria se ha desmantelado la capacidad del país para producir sus propios alimentos, a favor de las importaciones y de las corporaciones agroalimentarias nacionales y extranjeras, provocando una competencia desleal a los productores nacionales, una caída en la rentabilidad y un crecimiento sostenido en la pobreza, migración, deterioro del entorno natural, carestía, hambre, desnutrición, obesidad y sobrepeso.

Nuestro país sufre una condición de inseguridad y vulnerabilidad alimentaria sin precedentes, que compromete seriamente la soberanía nacional y afecta gravemente nuetros derechos y la salud alimentaria de la gran mayoría de la población nacional.

Importamos más del 40% de los alimentos que consumimos en el país. De no cambiar la tendencia observada desde 1982 a la fecha, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, para el 2030 el 80% de los alimentos vendrán del exterior. Ello, en un contexto internacional caracterizado por el incremento de los precios agrícolas, la volatilidad de los mercados, la utilización de alimentos para combustibles, la especulación financiera en los mercados agrícolas, el crecimiento demográfico mundial y los impactos negativos del cambio climático global en la producción y reservas mundiales de alimentos.

Es insostenible continuar con el modelo de dependencia alimentaria y soberanía de los mercados. México requiere cambiar de modelo y garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria del país en general, y en especial, de las comunidades rurales y los pequeños y medianos productores del campo. Podemos producir los alimentos que consumimos: alimentos campesinos, sustentables, saludables.

El campo y el país necesitan un cambio verdadero, de fondo. Es importante rechazar las falsas soluciones tales como: a) más exclusión de los pequeños y medianos productores; b) más importaciones; c) el uso de transgénicos; d) mayor concentración de tierra, agua, crédito y subsidios en pocas manos; e) mayor intensificación extractivista y dependiente de más agua y petróleo; e) biocombustibles con alimentos y utilizando tierras aptas para el cultivo de básicos; y, f) más monopolios.

En síntesis, urge un nuevo modelo en México para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria.

Artículos Relacionados

Persona en la milpa seca

Cambio climático en América Latina pega a abasto mundial de alimentos

Estudio de la Organización Meteorológica Mundial evidencia repercusiones “en los ecosistemas, la seguridad de insumos e hídrica, la salud de las personas y la lucha contra la pobreza”...
Leer más»



Fragmento del banner de este aviso informativo del Conacyt

El Conacyt avanza en las investigaciones que mandata el Decreto para la sustitución del glifosato y el maíz transgénico a favor de la salud, la alimentación sustentable y el cuidado de la diversidad biocultural

El Decreto para sustituir el glifosato y evitar la siembra y consumo de maíz transgénico se basa en la evidencia científica acumulada de riesgos y está vigente...
Leer más»



Mujer del campo mexicano adquiriendo granos de maíz

Afectará cambio climático la disponibilidad de alimentos

Ante el cambio climático hay vulnerabilidad del sistema alimentario, y si es insostenible la producción del campo, se impulsa la migración...
Leer más»



Logotipo de la Campaña Sin Maíz no hay País

Resolución a modo y a favor de los intereses de Bayer-Monsanto, amenaza para la soberanía alimentaria y los derechos humanos

Exigimos que ante esta estrategia jurídica avasalladora por parte de la agroindustria transnacional, las autoridades federales impugnen esta determinación y refuercen la fundamentación y motivación que sustente de manera contundente...
Leer más»



Platos vacios extendidos hacia una persona a manera de petición de alimento

El hambre no para de crecer: 828 millones de personas no tuvieron alimentación suficiente el año pasado

El número de hambrientos aumentó en 46 millones en 2021, según un informe de cinco agencias de Naciones Unidas. La inflación contribuye a que cada vez más población, además, no...
Leer más»