Impuestos a los refrescos - Alianza por la Salud Alimentaria

Impuestos a los refrescos

Existe una relación evidente entre el consumo de refrescos con la obesidad y la diabetes. La diabetes es una enfermedad irreversible que se ha convertido en la principal causa de muerte en México. De hecho, se ha comprobado que el consumo de refresco puede llevar a la diabetes, sin que la persona presente obesidad. No existe ningún otro producto en el mercado que por su alto consumo y alta concentración calórica esté asociado con la obesidad y la diabetes, como el refresco.

En varias naciones se han promovido diversas regulaciones para los refrescos: su salida de las escuelas, impuestos, reducción de sus envases, etc. Una de las medidas más desarrolladas para enfrentar el alto consumo de refrescos ha sido el impuesto a esta bebida. Estos impuestos pueden recabar suficientes recursos para impulsar políticas públicas que logren modificar, lo que los científicos llaman, el ambiente obesigénico. El impuesto puede ser utilizado para instalar bebederos en escuelas, espacios públicos y, como prioridad, en comunidades de más bajos recursos. También el dinero recabado se puede utilizar para enfrentar los altos costos que traen consigo las enfermedades asociadas a la obesidad.

El sistema de salud público en nuestro país está colapsado por la obesidad y la diabetes. Los beneficiarios del seguro popular no cuentan con cobertura para la diálisis. Se requieren recursos para ofrecer los servicios de salud que hasta ahora se ha cargado al bolsillo de los pacientes, lo que está llevando a la crisis financiera a decenas de miles de familias. En muchos casos, los pacientes no tienen los recursos para pagar estos servicios y mueren. El otro fin del impuesto es disminuir el consumo entre la población, sin embargo, el impuesto tendría que ser lo suficientemente elevado como para impactar al consumidor regular que ya tiene un fuerte hábito o inclusive una adicción al mismo.

Nuestra propuesta se dirige, en primer lugar, a que los recursos se utilicen para dar acceso a agua purificada a las escuelas y las comunidades más pobres del país, para que exista una alternativa al consumo de refresco que se ha convertido en medio de hidratación para muchas personas de escasos recursos.

Artículos Relacionados

Ilustración de comida y bebidas chatarras ajustadas (metidas en cintura) por una cinta métrica

La 4T no avanzará en la prevención de enfermedades sin aumentar el presupuesto y reducir el consumo de productos que dañan la salud

Los impuestos saludables contribuyen a reducir las brechas de pobreza y desigualdad...
Leer más»



Supermercado sección de refrigerados en Italia

Necesitamos medidas más contundentes para erradicar el hambre y combatir la obesidad

Nuestros sistemas alimentarios están distorsionados y, a menos que se tomen pronto iniciativas más enérgicas para arreglarlos, la humanidad corre un grave riesgo. Se trata de una advertencia seria...
Leer más»



Imagen en vagón del metro de la Ciudad de México de la campaña Exijamos etiquetados claros de la Alianza por la Salud Alimentaria

México, el mayor consumidor de productos chatarra en AL: OPS/OMS

Un estudio realizado por el organismo de la ONU advierte que México tiene un crecimiento anual del 2.3% en su consumo. El etiquetado frontal de advertencia, vital para tener prácticas...
Leer más»



Personas con sobrepeso sentadas en el piso

Epidemias de obesidad y hambre invaden AL: OCDE y FAO

En América Latina hay una verdadera "epidemia de obesidad", aseguraron en el informe la OCDE y la FAO...
Leer más»



Sello con leyenda Impuesto Bebidas Azucaradas sobre imagen de refrescos

Impuesto a bebidas azucaradas, como el que se propone ajustar en México, muestra una caída de 38% en el consumo de estos productos en la ciudad de Filadelfia

Nueva evidencia revela que los impuestos a bebidas azucaradas es una medida ganar-ganar: baja el consumo de estas bebidas y genera recursos que pueden ser utilizados para programas urgentes de...
Leer más»