Derecho a la alimentación adecuada - Alianza por la Salud Alimentaria

Derecho a la alimentación adecuada

El derecho a la alimentación está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 como parte del derecho a un nivel de vida adecuado y está consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Lo amparan, asimismo, tratados regionales y constituciones nacionales. El derecho a la alimentación ha sido reconocido en varias convenciones internacionales.

Todos los seres humanos, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro orden, origen nacional o social, posesiones, nacimiento u otra condición, tienen derecho a la alimentación adecuada y el derecho de vivir libres del hambre. Hoy en México, además de la ratificación de los tratados internacionales previamente mencionados, este derecho está consagrado en nuestra Constitución Política.

El derecho a la alimentación es un derecho incluyente. No es simplemente un derecho a una ración mínima de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos concretos. Es un derecho a todos los elementos nutritivos que una persona necesita para vivir una vida sana y activa, y a los medios para tener acceso a ellos.

El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. Es el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente o mediante compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece la persona y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

Por alimento adecuado se entiende que la alimentación debe satisfacer las necesidades de dieta, teniendo en cuenta la edad de la persona, sus condiciones de vida, salud, ocupación, sexo, etc. Por ejemplo, si la alimentación de las y los niños no contiene los nutrientes necesarios para su desarrollo físico y mental, no es adecuada.

La alimentación con gran densidad de energía y escaso valor nutritivo, que puede contribuir a la obesidad y otras enfermedades, podría ser otro ejemplo de alimentación inadecuada.

Los alimentos deben ser seguros para el consumo humano y estar libres de sustancias nocivas, como los contaminantes de los procesos industriales o agrícolas, incluidos los residuos de los plaguicidas, las hormonas o las drogas veterinarias.

La alimentación adecuada debe ser además culturalmente aceptable. Por ejemplo, la ayuda que contiene alimentos que desde el punto de vista religioso o cultural están prohibidos a quienes los reciben o no se ajustan a sus hábitos de comida no sería culturalmente aceptable.

En México, recientemente, se integró en nuestra Constitución Política este derecho; y no sólo eso, también se decretó que: “El desarrollo rural integral… tendrá como finalidad que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

Es importante que las y los ciudadanos conozcamos estos derechos para poder exigirlos, así como los medios para que se lleven a cabo en toda la población.

Artículos Relacionados

Productos Cotidianos, Labores Extraordinarias” de la Iniciativa Valor al Campesino, que busca acercar a consumidores y familias campesinas

La Iniciativa Valor al Campesino lanza la campaña “Productos Cotidianos, Labores Extraordinarias” para acercar a consumidores y familias campesinas

En la página web valoralcampesino.org el público podrá consultar un mapa y un directorio con los sitios dónde comprar directo productos cultivados y producidos por familias campesinas
Leer más»



Acto ciudadano frente a las instalaciones de la Secretaría de Salud en la Ciudad de México con una gran lápida custodiada por muertes envueltas en vestidos negros y calaveras e incensarios en medio de basura de comida chatarra obtenida en basureros de tiendas Oxxo, que muestran el deterioro de los hábitos de alimentación de la población mexicana y su alto consumo de productos ultraprocesados y bebidas azucaradas, que son la principal causa de las epidemias de obesidad y diabetes

Mueren 5 veces más personas por diabetes, por fracaso de la Estrategia contra Obesidad, que por el crimen organizado

Entre 2013 y 2018 se estiman más de 610 mil muertes a consecuencia de la diabetes mellitus en México
Leer más»



Pies con calcetas de un niño sobre una báscula para medir su peso corporal

Logra NL disminuir la obesidad infantil

En 7 años, Nuevo León logró disminuir la obesidad entre alumnos de preescolar, primaria y secundaria hasta en 6 puntos porcentuales, reportó la FAO
Leer más»



Fragmento de la portada de nuestro Manifiesto a la Nación por un Sistema Alimentario Nutricional, Justo y Sustentable (SANJS)

Un sistema alimentario nutricional, justo y sustentable como eje central para el nuevo proyecto de nación

En el Día Mundial de la Alimentación, la Alianza por la Salud Alimentaria urge al nuevo gobierno federal dar seguimiento al Manifiesto a la Nación por un Sistema Alimentario Nutricional,
Leer más»



Foro anual en Roma, Italia, del Mecanismo de la Sociedad Civil para las relaciones con el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de las Naciones Unidas

La sociedad civil global y los movimientos de base en Roma para influir en las políticas alimentarias mundiales

Durante muchos años la sociedad civil ha realizado esfuerzos para contribuir a los debates sobre políticas alimentarias
Leer más»