Derecho a la alimentación adecuada - Alianza por la Salud Alimentaria

Derecho a la alimentación adecuada

El derecho a la alimentación está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 como parte del derecho a un nivel de vida adecuado y está consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Lo amparan, asimismo, tratados regionales y constituciones nacionales. El derecho a la alimentación ha sido reconocido en varias convenciones internacionales.

Todos los seres humanos, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro orden, origen nacional o social, posesiones, nacimiento u otra condición, tienen derecho a la alimentación adecuada y el derecho de vivir libres del hambre. Hoy en México, además de la ratificación de los tratados internacionales previamente mencionados, este derecho está consagrado en nuestra Constitución Política.

El derecho a la alimentación es un derecho incluyente. No es simplemente un derecho a una ración mínima de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos concretos. Es un derecho a todos los elementos nutritivos que una persona necesita para vivir una vida sana y activa, y a los medios para tener acceso a ellos.

El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. Es el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente o mediante compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece la persona y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

Por alimento adecuado se entiende que la alimentación debe satisfacer las necesidades de dieta, teniendo en cuenta la edad de la persona, sus condiciones de vida, salud, ocupación, sexo, etc. Por ejemplo, si la alimentación de las y los niños no contiene los nutrientes necesarios para su desarrollo físico y mental, no es adecuada.

La alimentación con gran densidad de energía y escaso valor nutritivo, que puede contribuir a la obesidad y otras enfermedades, podría ser otro ejemplo de alimentación inadecuada.

Los alimentos deben ser seguros para el consumo humano y estar libres de sustancias nocivas, como los contaminantes de los procesos industriales o agrícolas, incluidos los residuos de los plaguicidas, las hormonas o las drogas veterinarias.

La alimentación adecuada debe ser además culturalmente aceptable. Por ejemplo, la ayuda que contiene alimentos que desde el punto de vista religioso o cultural están prohibidos a quienes los reciben o no se ajustan a sus hábitos de comida no sería culturalmente aceptable.

En México, recientemente, se integró en nuestra Constitución Política este derecho; y no sólo eso, también se decretó que: “El desarrollo rural integral… tendrá como finalidad que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

Es importante que las y los ciudadanos conozcamos estos derechos para poder exigirlos, así como los medios para que se lleven a cabo en toda la población.

Artículos Relacionados

Fachada de la tortilleria Bats´i Waj de Chiapas, México

¿Ya conoces el mapa de tortillerías 100% nixtamalizada?

Uno de los elementos más significativos de la Campaña Yo quiero mi tortilla 100% nixtamalizada es el mapa comunitario que están construyendo los tortilleros y consumidores
Leer más»



Caries en dientes frontales de un niño

Cambio de dieta evitaría caries dentales en mexicanos

La primera manifestación de los cambios en la dieta de los mexicanos son las caries dentales, las cuales empiezan en los primeros años de edad, pues se ha demostrado que
Leer más»



Portada del informe

Los principales causantes de las pandemias conjuntas de obesidad, desnutrición y cambio climático son los poderosos intereses comerciales y los incentivos económicos mal dirigidos: The Lancet

La interacción global entre la obesidad, la desnutrición y el cambio climático representa “La Sindemia Global” y es la mayor amenaza para la salud humana y el planeta, pues afecta
Leer más»



Fragmento de la portada del estudio

Se comprueba inacción de anteriores Legislaturas ante las emergencias epidemiológicas por obesidad y diabetes en México

La mayoría de las resoluciones tomadas en el Congreso, en las LXII y LXIII Legislaturas, sobre iniciativas para prevenir el sobrepeso y la obesidad tendieron a ser favorables a la
Leer más»



Aliemntos naturales y saludables

Llaman a cambiar sistema alimentario global para salvar el planeta y la salud de la población mundial

Urgen a desarrollar objetivos científicos mundiales para dietas saludables y una producción sostenible de alimentos
Leer más»