Derecho a la alimentación adecuada - Alianza por la Salud Alimentaria

Derecho a la alimentación adecuada

El derecho a la alimentación está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 como parte del derecho a un nivel de vida adecuado y está consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Lo amparan, asimismo, tratados regionales y constituciones nacionales. El derecho a la alimentación ha sido reconocido en varias convenciones internacionales.

Todos los seres humanos, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro orden, origen nacional o social, posesiones, nacimiento u otra condición, tienen derecho a la alimentación adecuada y el derecho de vivir libres del hambre. Hoy en México, además de la ratificación de los tratados internacionales previamente mencionados, este derecho está consagrado en nuestra Constitución Política.

El derecho a la alimentación es un derecho incluyente. No es simplemente un derecho a una ración mínima de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos concretos. Es un derecho a todos los elementos nutritivos que una persona necesita para vivir una vida sana y activa, y a los medios para tener acceso a ellos.

El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. Es el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente o mediante compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece la persona y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

Por alimento adecuado se entiende que la alimentación debe satisfacer las necesidades de dieta, teniendo en cuenta la edad de la persona, sus condiciones de vida, salud, ocupación, sexo, etc. Por ejemplo, si la alimentación de las y los niños no contiene los nutrientes necesarios para su desarrollo físico y mental, no es adecuada.

La alimentación con gran densidad de energía y escaso valor nutritivo, que puede contribuir a la obesidad y otras enfermedades, podría ser otro ejemplo de alimentación inadecuada.

Los alimentos deben ser seguros para el consumo humano y estar libres de sustancias nocivas, como los contaminantes de los procesos industriales o agrícolas, incluidos los residuos de los plaguicidas, las hormonas o las drogas veterinarias.

La alimentación adecuada debe ser además culturalmente aceptable. Por ejemplo, la ayuda que contiene alimentos que desde el punto de vista religioso o cultural están prohibidos a quienes los reciben o no se ajustan a sus hábitos de comida no sería culturalmente aceptable.

En México, recientemente, se integró en nuestra Constitución Política este derecho; y no sólo eso, también se decretó que: “El desarrollo rural integral… tendrá como finalidad que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

Es importante que las y los ciudadanos conozcamos estos derechos para poder exigirlos, así como los medios para que se lleven a cabo en toda la población.

Artículos Relacionados

Aliemntos naturales y saludables

Impulsan expertos dieta ‘planetaria’

Estudio realizado por 37 científicos de 16 países propone duplicar consumo de frutas, verduras y granos en dieta para ayudar al ambiente
Leer más»



Fragmento de la portada del estudio

Bimbo, Gruma y Walmart usan harinas que no contienen los micronutrientes que la población mexicana requiere

Tan sólo 1% de las tortillas y 14% de los panes analizados, de venta en México, están elaborados con harinas que cumplen con los requerimientos de fortificación de acuerdo con
Leer más»



Alejandro Calvillo en Diálogo sobre Humanidades, Ciencia y Tecnologías e Innovación. Construyendo consensos por México

Debe ser ciencia la base de la política pública: Alejandro Calvillo

La ciencia tiene que ser la base de la política pública del país y la investigación básica debe orientarse a la solución de los principales problemas nacionales y globales, afirmó
Leer más»



Personas comprando en un tianguis local en México

Agricultura del bien común

Una propuesta de una relación diferente entre productores, consumidores, comercializadores, educadores
Leer más»



Información nutrimental del etiquetado de alimentos tipo GDA promovido por la propia industria

Urgente y necesario mejorar etiquetado de alimentos: DIF

La ambigüedad de información en el etiquetado actual dificulta la interpretación de datos nutricionales
Leer más»