Derecho a la alimentación adecuada - Alianza por la Salud Alimentaria

Derecho a la alimentación adecuada

El derecho a la alimentación está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 como parte del derecho a un nivel de vida adecuado y está consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Lo amparan, asimismo, tratados regionales y constituciones nacionales. El derecho a la alimentación ha sido reconocido en varias convenciones internacionales.

Todos los seres humanos, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro orden, origen nacional o social, posesiones, nacimiento u otra condición, tienen derecho a la alimentación adecuada y el derecho de vivir libres del hambre. Hoy en México, además de la ratificación de los tratados internacionales previamente mencionados, este derecho está consagrado en nuestra Constitución Política.

El derecho a la alimentación es un derecho incluyente. No es simplemente un derecho a una ración mínima de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos concretos. Es un derecho a todos los elementos nutritivos que una persona necesita para vivir una vida sana y activa, y a los medios para tener acceso a ellos.

El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. Es el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente o mediante compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece la persona y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

Por alimento adecuado se entiende que la alimentación debe satisfacer las necesidades de dieta, teniendo en cuenta la edad de la persona, sus condiciones de vida, salud, ocupación, sexo, etc. Por ejemplo, si la alimentación de las y los niños no contiene los nutrientes necesarios para su desarrollo físico y mental, no es adecuada.

La alimentación con gran densidad de energía y escaso valor nutritivo, que puede contribuir a la obesidad y otras enfermedades, podría ser otro ejemplo de alimentación inadecuada.

Los alimentos deben ser seguros para el consumo humano y estar libres de sustancias nocivas, como los contaminantes de los procesos industriales o agrícolas, incluidos los residuos de los plaguicidas, las hormonas o las drogas veterinarias.

La alimentación adecuada debe ser además culturalmente aceptable. Por ejemplo, la ayuda que contiene alimentos que desde el punto de vista religioso o cultural están prohibidos a quienes los reciben o no se ajustan a sus hábitos de comida no sería culturalmente aceptable.

En México, recientemente, se integró en nuestra Constitución Política este derecho; y no sólo eso, también se decretó que: “El desarrollo rural integral… tendrá como finalidad que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

Es importante que las y los ciudadanos conozcamos estos derechos para poder exigirlos, así como los medios para que se lleven a cabo en toda la población.

Artículos Relacionados

Campesino en su tierra

Por la producción campesina

Una resolución de la ONU defiende los beneficios de la agricultura familiar
Leer más»



Maestra midiendo la cintura de un niño en escuela de Oaxaca, México

Dieta nativa mexicana hace frente a la obesidad y sobrepeso infantil

Es reversible en la edad infantil los hábitos alimenticios que dañan el organismo y el regreso a las raíces alimenticias que podría mejorar no sólo el peso de los infantes,
Leer más»



Escolares de primaria de México

Desde el aula y el huerto reducen las escuelas el sobrepeso y la obesidad

La FAO recopiló experiencias exitosas de seis estados del país en el documento Buenas prácticas... Recomiendan combinar trabajo interinstitucional con mejores comedores y huertos pedagógicos, entre otros
Leer más»



Alimentos en la basura

Toneladas de alimentos, a la basura; millones de mexicanos, con hambre

La agricultura familiar, que garantizaría alimentación a los hogares más pobres, no se ha impulsado, de acuerdo con la investigación Pobreza extrema, inequidad y desperdicio de alimentos en México, que
Leer más»



Tazones con alimentos ultraprocesados (papas fritas, galletas saladas y dulces, etcétera)

Niños de 2 a 9 años comen más alimentos ultraprocesados, según estudio

Especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) realizan estudio para conocer el consumo de alimentos procesados según el perfil sociodemográfico de los mexicanos
Leer más»