Lo que nadie te dice de los plásticos que usas todos los días - Alianza por la Salud Alimentaria

Lo que nadie te dice de los plásticos que usas todos los días

160BPA
 

Por: Constanza Olivares, colaboradora de Salud Alimentaria en El Poder del Consumidor

Ciudad de México, 4 de mayo, 2016. El BPA o bisfenol-A es una sustancia química utilizada para la fabricación de plásticos duros y resistentes, pero delgados. Se emplea en una gran cantidad de productos y las personas están constantemente expuestas a pequeñas cantidades, principalmente a través de la comida.

Además de encontrarse en empaques de alimentos y bebidas como las latas, botellas, biberones, bolsas de plástico, platos y cubiertos desechables, el BPA también está presente en juguetes y tratamientos dentales. Estos plásticos se generan en todo el mundo y pueden alcanzar una producción de más de 2 billones de toneladas por año.

¿Cómo afecta tu salud el BPA?

Es catalogado como un elemento disruptor endocrino (CDE), es decir, que altera el funcionamiento normal del sistema hormonal, ocasionando diversos daños a la salud de las personas y en el caso de las mujeres embarazadas, también a sus hijos (Martín A, 2013), pues al parecer mientras el feto se desarrolla no puede metabolizar esta sustancia y puede causar retraso en el desarrollo físico, neuronal e inmunitario.

En el caso de los adultos, el efecto que genera en diversas hormonas parece incrementar el riesgo de desarrollar diabetes y obesidad (Hugo ER, 2008).

También se han visto daños en las hormonas sexuales que ayudan a la reproducción humana, causando menor movilidad y producción de espermatozoides en hombres (Md Saidur Rahman, 2015), así como afectación en la ovulación femenina, causando problemas de fertilidad en ambos casos.

Además, algunos estudios muestran un aumento en el riesgo de cáncer de mama. (Linnea Bergström, 2013).

El BPA puede contaminar los alimentos con los que está en contacto y se libera aún más si el plástico es expuesto al calor. En las latas por ejemplo, el recubrimiento blanco de plástico contiene BPA y los alimentos deben hervirse para eliminar bacterias, por lo que se introducen a altas temperaturas.

Lo mismo ocurre al momento de calentar los biberones para alimentar a los bebés, incluso diversos estudios muestran que la leche materna contiene BPA si la madre tiende a consumir muchos productos procesados.

En una investigación de la CDC (Centers for Disease Control and Prevention), donde participaron desde niños mayores de 6 años hasta adultos mayores, se encontró que más del 90% tenían BPA en su cuerpo (CDC, 2010).

Los niveles de BPA fueron más altos en los niños que consumieron fórmulas lácteas en lugar de leche materna, así como en aquellos que consumían más alimentos fuera de casa, como comidas rápidas o empaquetada, y no comidas caseras.

Actúa: Reemplaza envases y botellas de plástico por vidrio, evita alimentos empaquetados y ultraprocesados, y en caso de ser necesario elige los plásticos libres de BPA que así lo indican en su embalaje (BPA free).

____________________

Referencias:

CDC (Centers for Disease Control and Prevention), 2010. Enviromental Health. Disponible en: www.cdc.gov/biomonitoring/pdf/BisphenolA_FactSheet.pdf.

Martín A., 2013. Toxicología del Bisfenol A. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales Universidad de Belgrano Disponible en: www.ub.edu.ar/revistas_digitales/Ciencias/Vol11Numero5/Articulo.pdf.

Hugo ER. et al., 2008. Bisphenol A at Environmentally Relevant Doses Inhibits Adiponectin Release from Human Adipose Tissue Explants and Adipocytes. Environ Health Perspect. Disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2599757.

Md Saidur Rahman 2015. Bisphenol-A Affects Male Fertility via Fertility-related Proteins in Spermatozoa. Disponible en: www.nature.com/articles/srep09169.

Linnea Bergström, 2013 Plastic additives may affect your fertility. Disponible en: files.webb.uu.se/uploader/271/BIOKand-13-058-Bergstrom-Linnea-sammanfattning.pdf.

____________________

Fuente consultada: Schierow L-J, Lister SA. Bisphenol A (BPA) in Plastics and Possible Human Health Effects. Congressional Research Service USA. 2010. Disponible en: www.fas.org/sgp/crs/misc/RS22869.pdf.

comments powered by Disqus