Derecho a la alimentación adecuada - Alianza por la Salud Alimentaria

Derecho a la alimentación adecuada

El derecho a la alimentación está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 como parte del derecho a un nivel de vida adecuado y está consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Lo amparan, asimismo, tratados regionales y constituciones nacionales. El derecho a la alimentación ha sido reconocido en varias convenciones internacionales.

Todos los seres humanos, independientemente de su raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro orden, origen nacional o social, posesiones, nacimiento u otra condición, tienen derecho a la alimentación adecuada y el derecho de vivir libres del hambre. Hoy en México, además de la ratificación de los tratados internacionales previamente mencionados, este derecho está consagrado en nuestra Constitución Política.

El derecho a la alimentación es un derecho incluyente. No es simplemente un derecho a una ración mínima de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos concretos. Es un derecho a todos los elementos nutritivos que una persona necesita para vivir una vida sana y activa, y a los medios para tener acceso a ellos.

El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. Es el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente o mediante compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece la persona y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

Por alimento adecuado se entiende que la alimentación debe satisfacer las necesidades de dieta, teniendo en cuenta la edad de la persona, sus condiciones de vida, salud, ocupación, sexo, etc. Por ejemplo, si la alimentación de las y los niños no contiene los nutrientes necesarios para su desarrollo físico y mental, no es adecuada.

La alimentación con gran densidad de energía y escaso valor nutritivo, que puede contribuir a la obesidad y otras enfermedades, podría ser otro ejemplo de alimentación inadecuada.

Los alimentos deben ser seguros para el consumo humano y estar libres de sustancias nocivas, como los contaminantes de los procesos industriales o agrícolas, incluidos los residuos de los plaguicidas, las hormonas o las drogas veterinarias.

La alimentación adecuada debe ser además culturalmente aceptable. Por ejemplo, la ayuda que contiene alimentos que desde el punto de vista religioso o cultural están prohibidos a quienes los reciben o no se ajustan a sus hábitos de comida no sería culturalmente aceptable.

En México, recientemente, se integró en nuestra Constitución Política este derecho; y no sólo eso, también se decretó que: “El desarrollo rural integral… tendrá como finalidad que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

Es importante que las y los ciudadanos conozcamos estos derechos para poder exigirlos, así como los medios para que se lleven a cabo en toda la población.

Artículos Relacionados

Ilustración de comida y bebida procesada o chatarra, y un niño obeso

Contribuye sistema alimentario globalizado a la obesidad: FAO

El sistema alimentario globalizado no proporciona las dietas que las personas necesitan para llevar una vida sana
Leer más»



Niños latinoamericanos

FAO: El hambre aumenta en América Latina y el Caribe, pero también la obesidad

El número de personas que sufre hambre aumentó en América Latina y el Caribe por tercer año consecutivo, pese a la tendencia al alza de la obesidad en la región
Leer más»



Barras de amaranto

Por su alto valor nutricional, productores piden que se incluya el amaranto en la canasta básica

Por contener un poco más de proteínas que la carne y la leche, productores de amaranto piden a las autoridades incluirlo en la canasta básica alimentaria, contar con precios de
Leer más»



Madre amamantando a su bebé

No beber leche materna en la primera hora de vida aumenta en 33% el riesgo de morir

La leche materna inmediatamente después del parto produce una gran cantidad de calostro, la "primera vacuna" del bebé
Leer más»



Foto de trabajador de oficina con cabeza sobre el escritorio con reloj grande y calendario

Por diabetes, sobrepeso y obesidad, se pierden 400 millones de horas laborales

Un adulto de 45 años con obesidad y prediabetes puede llegar a invertir hasta $65,000 pesos al año en gastos médicos de tratamiento, cuando en promedio gana en ese periodo
Leer más»