Soberanía y seguridad alimentaria - Alianza por la Salud Alimentaria

Soberanía y seguridad alimentaria

La epidemia de sobrepeso y obesidad que asola al país es consecuencia del modelo de dependencia alimentaria, abandono del campo y entrega de las decisiones de política pública en materia de agricultura y alimentación a las llamadas “fuerzas del mercado”, al “libre mercado” y, en los hechos, a los intereses externos y a los monopolios.

A lo largo de tres décadas de dependencia alimentaria se ha desmantelado la capacidad del país para producir sus propios alimentos, a favor de las importaciones y de las corporaciones agroalimentarias nacionales y extranjeras, provocando una competencia desleal a los productores nacionales, una caída en la rentabilidad y un crecimiento sostenido en la pobreza, migración, deterioro del entorno natural, carestía, hambre, desnutrición, obesidad y sobrepeso.

Nuestro país sufre una condición de inseguridad y vulnerabilidad alimentaria sin precedentes, que compromete seriamente la soberanía nacional y afecta gravemente nuetros derechos y la salud alimentaria de la gran mayoría de la población nacional.

Importamos más del 40% de los alimentos que consumimos en el país. De no cambiar la tendencia observada desde 1982 a la fecha, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, para el 2030 el 80% de los alimentos vendrán del exterior. Ello, en un contexto internacional caracterizado por el incremento de los precios agrícolas, la volatilidad de los mercados, la utilización de alimentos para combustibles, la especulación financiera en los mercados agrícolas, el crecimiento demográfico mundial y los impactos negativos del cambio climático global en la producción y reservas mundiales de alimentos.

Es insostenible continuar con el modelo de dependencia alimentaria y soberanía de los mercados. México requiere cambiar de modelo y garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria del país en general, y en especial, de las comunidades rurales y los pequeños y medianos productores del campo. Podemos producir los alimentos que consumimos: alimentos campesinos, sustentables, saludables.

El campo y el país necesitan un cambio verdadero, de fondo. Es importante rechazar las falsas soluciones tales como: a) más exclusión de los pequeños y medianos productores; b) más importaciones; c) el uso de transgénicos; d) mayor concentración de tierra, agua, crédito y subsidios en pocas manos; e) mayor intensificación extractivista y dependiente de más agua y petróleo; e) biocombustibles con alimentos y utilizando tierras aptas para el cultivo de básicos; y, f) más monopolios.

En síntesis, urge un nuevo modelo en México para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria.

Artículos Relacionados

Ilustración de comida y bebida procesada o chatarra, y un niño obeso

Contribuye sistema alimentario globalizado a la obesidad: FAO

El sistema alimentario globalizado no proporciona las dietas que las personas necesitan para llevar una vida sana...
Leer más»



Niños latinoamericanos

FAO: El hambre aumenta en América Latina y el Caribe, pero también la obesidad

El número de personas que sufre hambre aumentó en América Latina y el Caribe por tercer año consecutivo, pese a la tendencia al alza de la obesidad en la región...
Leer más»



Barras de amaranto

Por su alto valor nutricional, productores piden que se incluya el amaranto en la canasta básica

Por contener un poco más de proteínas que la carne y la leche, productores de amaranto piden a las autoridades incluirlo en la canasta básica alimentaria, contar con precios de...
Leer más»



Candidatos a la Presidencia de México 2018-24

Candidatos unidos por una infancia sana

Tres de los candidatos a la Presidencia se comprometen a mejorar la calidad de vida de los más pequeños del país mediante un pacto...
Leer más»



Algunos de los integrantes de la Alianza por Nuestra Tortilla en su presentación pública

La Alianza por Nuestra Tortilla

La tortilla nixtamalizada es insustituible, es un aval para la comida del presente y del futuro...
Leer más»