Publicidad dirigida a la infancia - Alianza por la Salud Alimentaria

Publicidad dirigida a la infancia

La publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia genera un deterioro de los hábitos alimentarios desde edad temprana. Más del 90% de los productos que se publicitan a los niños y las niñas no son recomendables. De hecho, los productos que se publicitan dirigidos a los menores de edad son los de menor calidad nutricional. Es el caso de los cereales: los que más azúcar presentan y menos fibra contienen, son los que se dirigen a los niños y las niñas.

Por otro lado, desde los años 80 del siglo pasado, los niños comenzaron a ser objeto directo de la publicidad, es decir, ésta ya no se dirigió a los padres para fomentar la compra de un producto o servicio para sus hijos, la publicidad se dirigió directamente a los menores de edad reconociendo el poder que ellos tienen para elegir.

Desde entonces se han desarrollado técnicas muy sofisticadas y efectivas para influir a los niños para la compra de un producto o servicio. Uno de los efectos más visibles del poder de influencia de la publicidad sobre los menores de edad es el deterioro de los hábitos alimentarios que se presenta a nivel mundial.

La Asamblea General Mundial de la Salud aprobó la Estrategia Global sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud en 2005 en la que se establece claramente el carácter de engaño de este tipo de publicidad. La Estrategia Global señala que este tipo de publicidad: “se aprovecha de la inexperiencia y credulidad de los niños”. De esta manera, se reconoce el engaño en la publicidad dirigida a los niños, más allá del producto o servicio que se publicite.

Por su parte, el “Conjunto de Recomendaciones sobre la Promoción de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas dirigida a los Niños”, aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2010 y respaldada por la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 2011, señala claramente que: “la promoción depende de la exposición y del poder del mensaje”. Es a través de la urgencia de enfrentar el deterioro de los hábitos alimentarios que la comunidad internacional ha puesto la atención en la publicidad dirigida a los menores. Dos factores se destacan en este llamado: el de la incidencia y técnicas utilizadas como factores disuasivos y el tipo de productos promocionados que representan una amenaza a los buenos hábitos.

A pesar que el Reglamento a la Ley General de Salud en Materia de Publicidad, la Ley Federal de Protección al Consumidor y la Ley Federal de Radio y Televisión establecen claramente el derecho de los mexicanos a no ser engañados por la publicidad y a que ésta atente contra la salud, la mayor parte de la publicidad dirigida a niños utiliza herramientas de engaño y promueve alimentos y bebidas no recomendables nutricionalmente, generando hábitos de alimentación que atentan contra su salud

Artículos Relacionados

McDonald’s se ‘divorcia’ de los Juegos Olímpicos

La marca de hamburguesas decidió terminar con el patrocinio top que tenía de las Olimpiadas, 3 años antes de que terminara el contrato...
Leer más»



Empeora en país obesidad infantil

El sobrepeso y la obesidad en menores mexicanos se disparó en los últimos años y de forma más acelerada que en los adultos...
Leer más»



Ligan con sobrepeso 45% de los fallecimientos

El exceso de peso incide en males crónicos...
Leer más»



Demandamos a FMF y FIFA no utilizar a niñas y niños como objetos publicitarios y menos de productos que dañan su salud

En acto protocolario del encuentro México vs. Estados Unidos se utilizaron a niñas y niños de 8 a 10 años para publicitar un producto que representa un daño a su...
Leer más»



Cuesta obesidad el doble del Seguro Popular

Este año, la obesidad podría costar $151,000 millones de pesos, cantidad que equivale al presupuesto de 2 Seguros Populares...
Leer más»