Lactancia materna: cinco mitos para desechar - Alianza por la Salud Alimentaria

Lactancia materna: cinco mitos para desechar

lactancia-materna1
 

México, D.F. 8 de julio, 2014. La lactancia materna ofrece grandes beneficios para la salud, tanto de la madre como del lactante.

Para reducir la mortalidad y la falta de salud de los menores de un año, la Organización Mundial de la Salud recomienda que las madres comiencen a amamantar a sus hijos desde su primera hora de vida, lo que se conoce como “inicio temprano de la lactancia”.

Sin embargo, en México sólo 38.3% de los bebés son puestos al seno materno en la primera hora de vida.

El inicio temprano de la lactancia favorecerá la continuación de la misma y asegurará una adecuada nutrición para tu bebé.

A continuación, revelamos los cinco mitos más comunes sobre la lactancia materna:

    Mito 1: “No todas las mujeres producen leche de buena calidad”.

    Verdad: Por naturaleza, toda mujer puede producir leche para alimentar a su bebé. La leche materna es el alimento ideal para el buen crecimiento del infante, el alimento que fue hecho por cada madre específicamente a los requerimientos de su bebé.

    Mito 2: “El calostro -la leche que la madre produce en los primeros tres días después del parto- debe ser desechado”.

    Verdad: El calostro contiene muchos nutrientes y factores de defensa que fortalecen el sistema inmunológico del bebé, es como una vacuna por lo que es importante que el bebé lo consuma.

    Mito 3: “El bebé no debería succionar hasta que salga la leche blanca”.

    Verdad: La lactancia debe iniciar en la primera hora después del parto. La madre no debe esperar a que baje la leche blanca para dar de mamar. El mejor estímulo para la lactancia es la succión constante.

    Mito 4: “El bebé no se llena con el pecho, se queda con hambre”.

    Verdad: Los primeros días, la cantidad de leche materna que se produce es poca pero altamente nutritiva y suficiente para satisfacer las necesidades del bebé. El estómago de un bebé recién nacido es del tamaño de una cereza por lo que el bebé no necesita consumir grandes cantidades de leche.

    Mito 5: “Es mejor complementar con leche de fórmula”.

    Verdad: La leche de fórmula, por más componentes que le adicionen, jamás será tan nutritiva y completa como la leche materna. La frecuencia de las tomas de leche materna es a libre demanda (cada que el bebé lo pida), lo que asegurará que el bebé termine satisfecho.

Actúa: Alimenta a tu bebé exclusivamente con leche materna desde la primera hora después del parto y a libre demanda. No permitas que nadie te diga lo contrario: ¡La leche materna es el alimento ideal para tu bebé!

____________________

Fuente consultada: Unicef. Mitos y realidades de la lactancia materna. Disponible en: www.unicef.org/ecuador/Mitos_de_la_lactancia_materna.pdf.
(Fecha de consulta: 24/03/14.)

comments powered by Disqus