Nuevos lineamientos sobre radio y TV atentan los derechos humanos de niños y niñas - Alianza por la Salud Alimentaria

Nuevos lineamientos sobre radio y TV atentan los derechos humanos de niños y niñas

  • Menores de 12 años expuestos a contenidos de violencia, sexo, adicciones y comida chatarra.
  • Contenido televisivo, una herramienta de gran importancia en el desarrollo y la formación de la infancia.
  • Organizaciones demandan revocar los lineamientos por ir en contra del interés superior de la niñez, ser contrarios a los derechos de las audiencias y las irregularidades en el procedimiento de aprobación.

nino-y-television1
 

Ciudad de México, 11 de noviembre, 2015. La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias (AMDA), El Poder del Consumidor, ObservaTel y Comunicación Comunitaria, denunciamos la regresividad de los nuevos criterios de clasificación para programas difundidos en radio y televisión, los cuales fueron publicados el pasado 4 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF), estos lineamientos reducen la protección de menores de 12 años al tener una mayor exposición de contenidos de violencia, sexo, adicciones y comida chatarra.

A partir del 4 de diciembre se pretende que entren en vigor los Lineamientos de clasificación de contenidos audiovisuales de las transmisiones radiodifundidas y del servicio de televisión y audio restringidos establecidos por la Secretaría de Gobernación, a través de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC), cuyos nuevos criterios permitirán que contenido dirigido a adolescentes (mayores de 12 años) se transmita a partir de las 16:00 horas en lugar de las 20:00 horas u ocho de la noche como se regulaba anteriormente.

Además, la nueva regulación permite que se proyecte contenido para mayores de 15 años a partir de las 19:00 horas o siete de la noche, y para mayores de 18 años a las 21:00 horas o nueve de la noche, exponiéndolos a escenas de violencia, consumo de sustancias ilícitas, desnudez erótica y cualquier tipo de lenguaje.

Al respecto, Adriana Solórzano, presidenta de la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias (AMDA), aseguró: “No se encuentra ningún tipo de argumentación que sustente esa clasificación, especialmente si se considera el estudio sobre oferta y consumo de programación para público infantil elaborado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el cual indica que de 13:00 a 17:00 horas comienza la curva de crecimiento de exposición a la televisión y alcanza entre las 20:00 y 22:00 horas el horario con mayor nivel de encendidos por parte del público infantil”.

El contenido televisivo es una herramienta de gran importancia en el desarrollo y la formación de la infancia, y de igual manera impactan en el derecho a la información, así como en otros derechos, como a la educación y a la cultura de niñas, niños y adolescentes. En este sentido, Alma Meneses, de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) —organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria—, declaró: “Una característica indispensable de los derechos humanos es el principio de ‘No regresividad’, este se reconoce por la Convención de los Derechos del Niño y además, de acuerdo con el artículo 4° de la Constitución y la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, en todas las actuaciones de cualquier autoridad se debe privilegiar y preservar el interés superior de niñas y niños, el cual también se ve violentado con estos lineamientos”.

Mientras en otros países la tendencia es aumentar la protección a los menores, en México se modifican las normas en forma regresiva. En el Reino Unido, por ejemplo, donde niña y niño se definen como menores de 15 años, los programas no aptos para ellos no deben ser transmitidos antes de las 21:00 horas o nueve de la noche. Mientras que en Francia este horario se llega a extender hasta las 22:00 horas o 10 de la noche de acuerdo con el tipo de programa. En España, incluso adicional a los horarios establecidos, se utilizan otros controles sobre los contenidos, por ejemplo, indicadores visuales de la clasificación del programa por edades, que se mantienen a lo largo de todo el programa.

Por su parte, Irma Ávila, de Comunicación Comunitaria A.C. y la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), mencionó: “Los nuevos criterios de clasificación no sólo no actualizan su perspectiva, pues en otros países además de haber criterios de clasificación también tienen estándares de calidad y lineamientos a la producción dirigida a infancias, sino que tampoco buscan saldar su deuda con el derecho del público infantil plasmado en la Ley Telecomunicaciones a recibir mejores contenidos. Por otra parte, los nuevos criterios tampoco hacen nada en relación de los programas transmitidos en vivo o sin clasificación, como es el caso de los talk shows.”

En su oportunidad, Gabriel Sosa Plata, integrante del Consejo Directivo de Observatel, comentó: “Estos lineamientos se hicieron sin tomar en consideración las mejores prácticas internacionales en regulación de contenidos y el interés superior de la niñez en políticas públicas previsto en nuestra Constitución. Asimismo, se diseñaron sin consultar a todos los sectores involucrados y no de manera abierta y pública, lo que también va en contra de un gobierno transparente y democrático. Sin lugar a dudas, los lineamientos son un retroceso en materia de derechos de las audiencias, particularmente de niñas y niños, y parecen responder más a los intereses de la industria televisiva y publicitaria”.

Los cambios en los lineamientos afectan la regulación de publicidad de alimentos y bebidas dirigidos a niños establecidos por la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de la Secretaría de Salud, a lo que Fiorella Espinosa, investigadora de El Poder del Consumidor —organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria—, declaró: “Estas modificaciones por parte de Secretaría de Gobernación hacen aún más laxa la regulación sobre publicidad de alimentos y bebidas, ya que ahora se podrán transmitir comerciales de comida chatarra desde las 16:00 horas o cuatro de la tarde cuando los niños vean películas dirigidas a adolescentes, ya que éstas están exentas de las regulación”.

Las organizaciones demandaron la revocación de los lineamientos considerando:

  • Revocar los lineamientos de los criterios de clasificación.
  • El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT o Ifetel) debe asumir la competencia que la Constitución le otorga de regular los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión.
  • Que se convoque a una verdadera consulta pública.
  • Que se adopten las mejores prácticas internacionales y que están sean progresivas.
  • Identificar a los responsables de quienes realizaron estos lineamientos para evaluar si incurrieron en alguna conducta sancionable como servidores públicos.
  • Que se impulse la modificación de la ley para que el IFT, como organismo garante de los derechos de las audiencias, sea responsable de supervisar, emitir reglamentaciones y sancionar las faltas y no la Secretaría de Gobernación que ha fallado históricamente en esa responsabilidad y lo ocurrido con estos criterios son una muestra de la necesidad de este cambio.
  • Que se proteja a las infancias al incluir nuevas categorías a regular como en otros países, por ejemplo, si se requiere acompañamiento adulto, inclusión de información sobre contenidos que pueden llevar al miedo, discriminación o conductas negativas imitables, y promover efectivamente con políticas públicas especificas la transmisión y producción de materiales de calidad a los que tienen derecho por ley.

 

Descarga presentación ‘Nuevos Lineamientos sobre radio y TV atentan contra niñas y niños’ aquí

 

comments powered by Disqus