Campaña 12 cucharadas: Hay que proteger y escuchar a los niños - Alianza por la Salud Alimentaria

Campaña 12 cucharadas: Hay que proteger y escuchar a los niños

  • Un adulto que consume un refresco de 600 ml rebasa el máximo tolerable de azúcar añadida al día en un 20%; y cuando un niño toma una bebida azucarada de este tamaño, representa 60% más del azúcar adicional tolerable en un día.
  • “Como adultos no reconocemos el daño que hacemos a nuestra salud y a la salud de nuestros hijos. Quizás ver la situación a través de sus ojos nos ayudará a cambiar”: Alejandro Calvillo.


 

México, D.F. 11 de junio, 2013. Como parte de la campaña “¿Te comerías 12 cucharadas de azúcar? ¿Por qué te las bebes en un refresco?” la Alianza por la Salud Alimentaria da a conocer el video “Roles Invertidos”, con la pregunta “¿Qué pasaría si los papás escucharan más a los niños? A veces, ellos saben más”.

En “Roles Invertidos” son los papás quienes hacen todo lo posible por obtener su bebida “favorita”, actuando como niños, y sus hijos ahora son quienes responden con madurez y responsablemente cuidan a sus padres.

La campaña “12 cucharadas de azúcar” utiliza conceptos creativos divertidos para captar la atención de una población que tiene el consumo más alto de refrescos en el mundo, con un promedio de 163 litros por persona. Además de alertar sobre los riesgos del alto consumo de bebidas azucaradas y recomendar consumir agua simple para hidratar el cuerpo.

Katia García, investigadora en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, organización integrante de la Alianza, señaló que “desde 2008 la Secretaría de Salud presentó las recomendaciones para la población mexicana en el Consumo de Bebidas para una Vida Saludable, donde la posición respecto a los refrescos fue: ‘No se recomienda su consumo, de hacerlo, la recomendación es que sea esporádicamente y en porciones pequeñas’.[1] Sin embargo, estas sugerencias no han sido difundidas a la población, por lo tanto, no se ha implementado ninguna política por parte del Estado contra el consumo de refrescos, por lo que nos vemos en la necesidad como organizaciones civiles y sociales de realizar esta campaña de sensibilización para la ciudadanía”.

12CucharadasEspectacular3
 

Siendo el consumo de refrescos una de las principales causas de diabetes y obesidad, tanto en niños como en adultos en México, la Alianza está recurriendo a medios públicos como estaciones del Metro, anuncios espectaculares y autobuses de pasajeros de la Ciudad de México, así como el internet y las redes sociales, para difundir su campaña de sensibilización que es parecida a las que autoridades en otros países llevan a cabo para alertar a sus poblaciones sobre los máximos niveles tolerables de azúcar en la dieta humana y los riesgos de consumir el azúcar añadida en los refrescos.

“Con la campaña quisimos mostrar de manera novedosa cómo se ven los padres de familia que dan de beber refresco a sus hijos. Creemos que algunos de ellos no saben del daño que ocasionan a la salud de sus hijos, de lo contrario no se los darían. Estamos seguros de que al verse reflejados en los carteles de la campaña y con este video ‘Roles Invertidos’ van a reflexionar sobre lo que realmente hacen cuando dan a sus hijos refrescos: darles 12 cucharadas de azúcar en cada 600 mililitros de refresco. Y con los videos lo decimos de manera divertida, a través de una parodia de roles entre los padres y los hijos,” dijo Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

“Como adultos no siempre reconocemos el daño que hacemos a nuestra salud y a la salud de nuestros hijos. Quizás al ver la situación a través de sus propios ojos nos ayudará a cambiar”, concluyó Alejandro Calvillo.

A este concepto creativo de “Roles invertidos” le precede el video “En tu sano juicio”, con el cual la Alianza lanzó la campaña el pasado 22 de mayo, que son otras parodias en video y spots de audio de una insana realidad de consumir 12 cucharadas de azúcar con cada refresco azucarado de 600 mililitros, el tamaño de refresco más consumido en México.

Katia García comentó que el consumo de refrescos genera una gran carga a nuestro organismo e incrementa el riesgo de desarrollar obesidad y diabetes, ya que el límite máximo tolerable de azúcar añadida a la dieta por día establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 10 cucharaditas para una persona adulta y de 7.5 cucharaditas para los niños. “Es decir, si un adulto consume únicamente un refresco de 600 mililitros (una botella) al día rebasa el máximo tolerable de azúcar añadida en un 20%; y cuando un niño toma una bebida azucarada de este tamaño, representa 60% más del azúcar adicional tolerable en un día”.

Ante esto, la probabilidad de que un niño sea obeso aumenta 60% por cada refresco que toma al día, al mismo tiempo aumenta la probabilidad de padecer diabetes y otras enfermedades relacionadas con la diabetes,[2] pues al ingerir uno o dos bebidas a diario se incrementa 25% el riesgo de padecer diabetes.[3]

La información sobre la campaña, los videos y los spots de radio están disponibles al público en: www.actuaporlasalud.org/12cucharadas

ANEXO
 

Contenido de azúcar en refrescos de diversas marcas
 

Refresco de 600 ml

Gramos de azúcar

Cucharadas de azúcar

7 up 70 g 14
Coca Cola 63 gr 12
Delaware Punch 75 g 15
Dr. Pepper 62.4 g 12.48
Fanta 56 g 11
Fanta sabor fresa 78 g 15.6
Fresca 53 g 10.6
Fuze tea 75 g 15
Mirinda 78 g 15.6
Orange Crush 21.3 g 4  *contiene sucralosa
Peñafiel sabor fresa 27.5 g 5.5 *contiene sucralosa
Pepsi 68 g 13.6
Sangría Señorial 66 g 13.2
Senzao Guaraná 63 gr 12
Sidral Mundet 60 g 12
Sprite 54 g 10

 

* La sucralosa es un endulzante artificial que no aporta energía, su consumo no es recomendado para niños y en adultos es controversial. La marca comercial más común es Splenda.

______________

Referencias bibliográficas:

[1] Rivera J, Muñoz-Hernández O, Rosas-Peralta M, Aguilar-Salinas C, Popkin B, Willett W. Consumo de bebidas para una vida saludables: recomendaciones para la población mexicana. Salud Publica Mex 2008; 50: 173-195.
[2] Ludwig DS, Peterson KE, Gortmaker SL. Relation between consumption of sugar-sweetened drinks and childhood obesity: a prospective, observational analysis. Lancet 2001; 357: 505–08.
[3] Malik VS, et al. Sugar-Sweetened Beverages and Risk of Metabolic Syndrome and Type 2 Diabetes. Diabetes Care. 2010; 33:2477–2483.

comments powered by Disqus